Alicante

Una vez al año vamos, un grupo de personas y yo, a los pueblos marginados de Guerrero, para ayudar en cuestiones alimenticias, psicológicas y dogmáticas, con el objetivo de inculcar de la mejor manera posible una manera de pensar y actuar para poder vivir de una mejor manera.

A su vez, los enseñamos a crear arte de cosas casi abstractas, como etiquetas para botellas de agua, corcho latas, botellitas, etcétera.

Debo decir que la vida en esos lugares marginados de Guerrero es tan difícil y misteriosa como el lugar más marginado y escondido de la selva del Congo; de hecho, viven de manera muy similar en ambos lugares.

Si es que les dijera que existe una serpiente que roba la leche materna a las madres embarazadas y que les chifla a las mujeres de la misma manera que los hombres chiflan a las mujeres atractivas… ¿me creerían?

Dedo decir que soy una persona con la mente muy abierta y creo en algunas cosas que la mayoría de las personas las descarta como imposibles o simplemente como cuentos de hadas; sin embargo, debo decir que en todo lo que creo es porque lo he visto y llámenme loco quienes así lo quieran; sin embargo, un hombre que no cree en lo que ve e un hombre sin razón.

No obstante, al momento de escuchar de la palabra de personas que viven en lagunas y pantanos  del estado de Guerrero sobre la existencia de esta serpiente me costó mucho trabajo creer tal cosa.

Se trata de la serpiente alicante, que vive cerca de los lugares donde hay lagos, ríos  o lagunas, generalmente en lugares muy calientes y de mucha humedad, muchas veces compartiendo su hábitat natural con cocodrilos y una amplia gama de peces de agua dulce.

La víbora alicante se alimenta de peces de tamaño mediano o chicos quienes viven a las modestas, también se alimenta de escorpiones, tarántulas y lagartijas, especies que abundan la región, casi rayando en sobrepoblación, por lo que esta víbora es una parte importante del ecosistema de la región.

La víbora alicante no es un ejemplar pequeño, ya que puede llegar a medir hasta tres metros y medio de largo y unos ocho centímetros de ancho, por lo que se le considera  una especie grande.

Esta víbora es de un color amarillo arenoso y negro o verde, lo que le hace en realidad ser una especie bonita debido a sus colores, lo que le ayuda a tomar camuflaje en los lugares arenosos y pantanosos.

La víbora alicante no es una especie venenosa, aunque sí tiene colmillos, por lo que su mordedura puede causar mucho dolor.

Esta víbora mata a sus presas de la misma manera que las boas matan a las suyas, que es mediante la asfixia al romper sus huesos.

Los aldeanos afirman que la alicante, o el tilcuate, como ellos le llaman, puede perseguir a los seres humanos a gran velocidad, latigueándolos con su poderosa cola que puede llegar a hacerle sangrar.

Sin embargo, la persecución la hacen paradas, dándoles un aspecto terrorífico debido a su gran altura.

Estas serpientes son acusadas también de hipnotizar a las madres y robar su leche materna mientras dan su cola a los bebés para tranquilizarlos.

Si esto es verdad, y todos los aldeanos lo afirman, esto sería algo digno del verdadero Demonio.

Comments are Disabled