Viajar y comprar en el extranjero, ¿qué tanto conviene ahora?

Parecería que la respuesta es obvia y que se decanta hacia un rotundo “No”. Estamos en una temporada difícil para considerar los viajes al extranjero, por varios motivos. El primero es la cotización del dólar, que ha llegado a su máximo histórico y por el momento no da indicios de recuperación.

En segundo lugar está la cuestión de los visados. Si bien hay más de cien países que no piden visa a los mexicanos y Canadá retiró esta condición desde principios de año, el destino más común y hasta hace poco relativamente barato para viajar al extranjero, Estados Unidos, sin duda endurecerá sus medidas para otorgar la visa.

Europa es otro punto hacia el cual dirigir la mira; sin embargo, el euro y la libra también resultan menos accesibles ante la devaluación del peso y la reciente ola de atentados terroristas ha tenido como consecuencia que trasladarse de un país a otro en el Viejo Continente sea un poco más complicado.

Por último, está la propuesta que recientemente ha cobrado fuerza, de preferir los productos y servicios nacionales, para fortalecer nuestra economía ante las crisis que se avecinan. Las personas más comprometidas con esta idea, sin duda invitarán a elegir los destinos turísticos nacionales, antes que los de otros países; sobre todo si se trata del vecino del norte.

Pero, nos guste o no, el mundo actual depende en gran medida de la conectividad y la creación de vínculos que van más allá de las fronteras. Nuestro turismo se fortalece tanto con la preferencia de los viajeros nacionales, como con la llegada de visitantes extranjeros. De igual forma, los vínculos comerciales, culturales o científicos se forman cuando llevamos nuestros productos, nuestros conocimientos o simplemente nuestra curiosidad y deseos de aprender hacia otros países.

Sí, fortalecer nuestras industrias es crucial. Pero como diversos sectores han manifestado ante los nacionalismos extremos, cerrarse por completo al exterior ya no es una opción viable.

Antes de que renuncies a ese viaje al extranjero que habías planeado, y sin desalentarte del propósito de viajar por nuestro bello país, te invito a considerar estas ideas para viajar y hacer compras en el extranjero sin que tu economía sufra.

viajar2

Elige destinos menos frecuentados

Incluso cuando nuestra moneda no ha estado tan devaluada, los destinos que son más visitados, tanto por los mexicanos como por el turismo internacional, suelen ser más caros. Una opción es planear tu viaje para las temporadas bajas, pero si estás abierto a diversas posibilidades, dedica tiempo a investigar y revisar opciones que pueden no ser tan populares, pero que pueden valer mucho la pena.

Planea tus compras

Pese al cambio de divisas, algunos productos siguen siendo más baratos en el extranjero, especialmente si los adquieres durante una temporada de rebajas. Si viajas con el propósito de ir de compras, lo ideal es que lo hagas en un periodo que te permita aprovechar dichas ofertas. Elabora una lista de los artículos que te gustaría comprar e investiga si está permitida su entrada al país, si pueden generarte impuestos y si puedes llevarlos en tu equipaje. Una buena opción cuando planeas hacer muchas compras y corres el riesgo de un exceso de equipaje es contratar un servicio de paquetería de Estados Unidos a México.

Usa el efectivo sólo para lo indispensable

Aunque el uso del dinero electrónico y las tarjetas de crédito está cada vez más extendido, hay cosas para las que necesitarás efectivo. Considera el presupuesto del que dispones para gastos durante el viaje y cambia sólo un pequeño porcentaje del mismo para que cuentes con efectivo. Antes de acudir a una casa de cambio, investiga qué otras opciones tienes, o si conviene más hacer el cambio al llegar a tu destino. El resto de tu presupuesto, déjalo en tus tarjetas y siempre que sea posible, elige la opción de pagar en tu divisa.

Comments are Disabled